Energía Solar


Las ENERGÍAS RENOVABLES son la solución energética más atractiva y necesaria que brinda a la población de un país, una opción limpia y en consonancia con el medio ambiente.


Ya no es un sueño.

Aprovechar la energía solar, no es un sueño para el mañana, es una realidad, países como Alemania y Austria utilizan la energía solar desde hace ya muchos años, y sus niveles de irradiación son inferiores a los de nuestro país. Utilizar la energía solar es una forma de conseguir energía gratis y con ello contribuir a mejorar nuestra calidad de vida.

España, Grecia e Italia son los países europeos con MAYOR IRRADIACIÓN SOLAR ANUAL, lo cual, nos indica estar a la cabeza en el ranking europeo del desarrollo y aprovechamiento de la ENERGÍA SOLAR.

El Sol sale todos los días, todos los años, toda la vida, siempre, a diferencia de otras fuentes energéticas cuyas reservas se están agotando. No tiene riesgos de explosión o de incendio, no contamina, no tiene efectos secundarios, ni genera residuos, ni gastos para eliminarlos o tratarlos. No hace ruido, ni es molesto en su funcionamiento.

 

¿ES RENTABLE DESDE EL PUNTO DE VISTA ECONÓMICO?

En un principio una instalación solar resulta más cara que una convencional, pero hay que tener en cuenta  la amortización, los costos y el medio ambiente.

Se amortiza al cabo de unos pocos años ya que al Sol produce todos los días del año.

Sus costes quedan reducidos mediante las ayudas de subvenciones otorgadas por organismos estatales, autonómicos y locales.

Respetuosa con el medio ambiente. Reducción de emisiones CO2 (dióxido de carbono), SO2 (dióxido de azufre) y NOx (óxido de nitrógeno) en la atmósfera.

 

 ¿Por qué no utilizarla?

No existe ninguna razón para no utilizar energía solar en nuestras viviendas o en nuestras industrias:

Es limpia y contribuye a tener una atmósfera más sana.

Es barata  la inversión puede asumirse fácilmente, con unas amortizaciones a corto plazo, permitiéndonos ahorrar dinero para el resto de vida.

Nos permite una cierta autonomía pues gran parte de la energía que necesitamos, nosotros mismos la producimos.

 

¿CÓMO FUNCIONA?

Gracias a la energía solar, los módulos solares que constituyen el generador fotovoltaico proporcionan electricidad en corriente continua. La corriente continua, que suministra el generador solar fotovoltaico, pasa por las protecciones eléctricas y se entrega directamente al inversor solar.


El inversor solar fotovoltaico de conexión a red es el encargado de proporcionar corriente alterna, a partir de la energía en corriente continua entregada por los módulos solares fotovoltaicos.

La energía eléctrica que entrega este inversor se encuentra sincronizada con la existente en la red de abastecimiento. Es decir, a partir de la energía solar captada por las células fotovoltaicas, este inversor proporciona una energía eléctrica ajustada a los requerimientos exigidos para trabajar con la red de baja tensión.

La energía producida es inyectada en frecuencia y fase a la línea de distribución eléctrica existente. De ésta forma queda disponible para todos los consumidores que estén conectados a dicha red (incluido el titular de la instalación solar).

 

¿SE PUEDE CONSUMIR LA ELECTRICIDAD PRODUCIDA?

Si, se puede decirse que se AUTOCONSUMA, se contabiliza la totalidad de la producción energética inyectada a red por la instalación solar fotovoltaica a través de un contador y se resta de la energía consumida de la red eléctrica.

Además, es posible acceder a ayudas a fondo perdido que para tal fin destina la administración.

¿EXISTEN BENEFICIOS EN LA GENERACION DE  ENERGÍA LIMPIA?

A lo largo de su vida útil, un sistema fotovoltaico nos genera ingresos vendiendo la energía que produce. Tenemos unos ingresos con los que recuperar la inversión realizada. Pero, por otra parte, y teniendo también en cuenta que existen programas que apoyan y subvencionan a los que decidan invertir en una instalación fotovoltaica de conexión a red, es preciso mencionar que puede obtenerse rentabilidad en términos muy distintos de los puramente económicos.


Es decir, además de obtener energía existe una rentabilidad relacionada con aspectos como la investigación y desarrollo, la defensa y protección del medio ambiente, imagen pública, publicidad de empresa, programas de estudios, etc. Estos aspectos, están motivando decisiones en el sentido de invertir en esta aplicación sin tener solamente en cuenta los términos exclusivos del ingreso en Euros del kWh generado.

 

¿FUNCIONA TODOS LOS DÍAS DEL AÑO Y DE FORMA AUTOMATICA?

La producción eléctrica de la instalación es directamente proporcional a la energía solar incidente. Siempre se produce energía aun cuando el día esté más o menos nublado.

El funcionamiento del sistema solar fotovoltaico conectado a red se realiza de forma completamente automática, tanto para su puesta en marcha como para su parada. No obstante, también existe la obligación legal de disponer de una forma de paro manual, rápido y seguro.

Al amanecer, los dispositivos de control del sistema miden la potencia disponible en el generador fotovoltaico. Una vez alcanzado el nivel mínimo de funcionamiento, el inversor arranca y comienza la generación de corriente. Los inversores propuestos en estas instalaciones trabajan de forma automática y sin mantenimiento.

Todos los días, durante el proceso de arranque, llevan a cabo una serie de test de seguridad internos y específicos sin que el usuario lo note. Al anochecer, cuando se detecta un nivel de potencia del generador inferior al mínimo con el que puede funcionar, los inversores propuestos en estas instalaciones se desconectan hasta un nuevo amanecer.

 

Longevidad de la instalación

Los sistemas de energía solar tienen una enorme duración. Los fabricantes garantizan por escrito garantías de hasta 25 años, siendo lo mínimo aceptable una garantía de 10 años.

La vida útil de los paneles fotovoltaicos ronda los 35 años, los colectores térmicos unos 20 años, y los componentes electrónicos duplican estos plazos.


En las instalaciones se vigilan todos los aspectos para que no surjan problemas antes de dichos periodos, tan solo una limpieza o revisión periódica preventiva será necesaria.

 

SISTEMAS AISLADOS DE LA RED ELECTRICA

Las instalaciones autónomas tienen como principal característica la presencia del acumulador, cuya función es el almacenamiento de la energía producida ya sea mediante módulos fotovoltaicos, por medio de aerogeneradores o instalaciones mixtas.

Además del generador fotovoltaico y/o eólico, la instalación se compone de un regulador de carga que controla el estado de las baterías y controla el funcionamiento de todo el sistema.

En el caso de que el consumo sea en corriente alterna es necesario disponer de un inversor que transforma la corriente continua generada en alterna, para su utilización posterior en los electrodomésticos u otras cargas de consumo de la instalación.

Las aplicaciones de este tipo de sistemas son múltiples, siendo muy útiles para lugares a los que no llega la red eléctrica de distribución o en los que la acometida eléctrica supondría una inversión muy grande en relación al consumo de la instalación.